domingo, 19 de abril de 2009

Son Incandescentes lágrimas salpicadas caprichosamente en el cielo nocturno.
Tan destellantes, preciosas, lejanas, que dan una gran tranquilidad a mi alma.
Si! las estrellas son mis luces, mis guías, mi excusa para desaparecer un rato del mundo.
Amo a las estrellas, ellas son mis astros favoritos, son tan cálidas para mí porque son mis compañeras de la noche. Miles de veces me acosté a contemplarlas e inmediatamente me pierdo en un trance inexplicable. Son misteriosas, hipnotizantes, serenas…Me incitan a pensar y pensar en miles de cosas, me incitan a soñar, a pensar que en ese momento todo es posible. Ellas son como pequeños destellos de felicidad, son pedazos de mi memoria porque cada una de ellas revela cuando las miro más de un recuerdo que viví ante su presencia.

No hay comentarios: